ENCOFRADOS, CIMBRAS O FORMALETAS: LAS MÚLTIPLES FORMAS DEL CONCRETO

Experto

Ingeniero Civil

Compartir en:

RESUMEN: 

Piedra artificial creada por el hombre, la anterior es la definición de concreto hidráulico. Una de las grandes ventajas de esta piedra artificial es la de adaptarse a casi a cualquier forma deseada para hacer ambientes confortables, además de durables.

La gran demanda que tiene este material hoy en la industria, se debe sin duda a la versatilidad que ofrece ante los diversos usos en todo tipo de proyectos como túneles, puentes, presas, viviendas, etc. También, a la posibilidad de obtener cada vez mejores resultados en cuanto a resistencia, durabilidad, economía y estética. Lo mejor es que estas aplicaciones pueden complementarse con otras tecnologías que aportan a la obtención de los resultados que se desean según las características del proyecto; es decir, hay de todo para todos.

Pero, ¿quiénes son los encargados de dar las múltiples formas del concreto? Los encofrados, cimbras o formaletas. Así se les llama a los elementos que funcionan como moldes, temporales o permanentes, en los que se vierte el concreto, y los cuales pueden ser de diversos materiales.

El mercado ofrece diversidad de formaletas para utilizar como moldes que brindan diferentes ventajas: número de usos, rapidez de reutilización y colocación, acabado final, costo, estética, entre otros.

El tipo de formaleta debe elegirse en función de la tipología de la estructura y del proyecto. Asimismo, la formaleta elegida debe tener suficiente resistencia para soportar, sin deformaciones apreciables, los esfuerzos del concreto que contiene.

Las formaletas más comunes en el mercado son: el suelo natural, cartón, icopor, madera, aluminio o metálicos, fibra de vidrio entre otros.

Profundicemos en algunas una de ellas:

  • Formaletas de madera: Pueden utilizarse muchos tipos pero la elección depende del tipo de madera que se produzca en la zona donde se encuentre el proyecto: tablas, largueros, cuadros, tablones o aglomerados resistentes a la humedad y que dejan un mejor acabado. Este tipo de molde, normalmente, es fabricado de manera sencilla y puede repararse fácilmente. Sus usos son limitados, por lo que generalmente se utilizan en proyectos medianos o pequeños donde un uso mayor representaría un incremento en el costo de inversión inicial. También es común en proyectos de acabados muy particulares. La madera es muy versátil y puede adquirir formas peculiares y únicas a menores costos.
Superficie vaciada en formaleta en madera OSB. Concreto ocre pigmentado preparado con cemento blanco, arena gris, triturado gris de TMN 3/8”, pigmento rojo (0,60%), pigmento amarillo(2,50%) y pigmento negro (0,32%). Foto: Argos.

Formaleta metálicas o de aluminio: este tipo de formaletas se consiguen fácilmente en el mercado y son fabricados por empresas especializadas. Estos ejemplares ofrecen ventajas en acabado, velocidad de colocación y reducción de costos, cada vez que los usos necesarios son mayores; es decir, en proyectos medianos o grandes.

Formaletas metálicas para la construcción de vivienda industrializada. Foto: Cortesía Forsa.
  • Formaleta en fibra de vidrio: cada día es más implementado el uso de fibras de vidrio, como casetones o para dar forma a algún elemento en particular. En Medellín, Colombia, encontramos algunos ejemplos de su uso en la construcción de elementos escultóricos en el Parque Ciudad del Río y el paseo Carabobo.
Formaleta en fibra de vidrio. Foto: Argos.
Mobiliario en concreto. Formaleta con fibra de vidrio. Foto: Argos.

¿Qué cuidados debemos tener con las formaletas o cimbras antes de vaciar el concreto?

  • Limpiar y engrasar la formaleta, ya sea cualquiera que se utilice. Comprobar que estén limpias y que se hayan eliminado las puntas o clavos.

  • Evitar la segregación de los constituyentes del concreto durante el transporte y durante el vaciado. En la colocación, distribuir uniformemente.

  • Verificar los plomos y verticalidad de las formaletas.

  • Asegurar la colocación y que estén bien fijadas para evitar que se muevan de su sitio.

  • Verificar la estabilidad de la formaleta durante el vaciado.

  • Suspender los trabajos de instalación en situaciones de viento fuerte.

  • Evitar desencofrar prematuramente.

Nota aclaratoria de responsabilidad: Las observaciones contenidas en este documento son de carácter informativo y deben ser aplicadas y/o evaluadas por el constructor o usuario solamente en caso de considerarlas pertinentes. Por lo tanto, estas observaciones no comprometen a Argos, a sus filiales o a sus subordinados.

“Las formaletas más comunes en el mercado son: el suelo natural, cartón, icopor, madera, aluminio o metálicos, fibra de vidrio entre otros”.

CONCLUSIÓN

Recordemos que la base para obtener buenos resultados no solo es adquirir buenas herramientas, sino hacer un uso adecuado de ellas.

Acerca del autor

  • Profesión: Ingeniero Civil
    País: Colombia

    Ingeniera Civil, de la Universidad Nacional de Colombia sede Manizales (2007), Especialista en Vías y Transporte también de esta Universidad (2008). Poseo gran experiencia en Construcción de obras civiles, y actualmente me desempeño como Asesora Técnica de Cementos Argos zona norte. Desde siempre la Ingeniería civil ha hecho parte de mi vida, pertenezco a una familia donde el conocimiento, la docencia y la investigación han sido el pilar de nuestra formación. Mi interés hoy en día es poder transmitir el conocimiento que he adquirido con mis años de estudio y experiencia laboral y por supuesto seguir aprendiendo de este gran mundo de cementos y concretos.

    'Como ingenieros nuestra materia prima son necesidades para transformar en soluciones'.

Conoce otros

Artículos relacionados